Ponencia presentada en el Congreso virtual “La Escuela del Futuro”, realizado en Mayo del 2011
Organizado por Excellere Consultora Educativa y Escuela Ioná.

Hasta hace poco tiempo los videojuegos se han asociado a diversos estereotipos y se han considerado incluso perjudiciales para la salud mental y física de los jugadores. Sin embargo, posteriormente se ha demostrado que respetando unos hábitos de juego, la actividad puede considerarse satisfactoria y segura.

El aprendizaje basado en juegos facilita el mejor entendimiento de conceptos, aportando entornos estimulantes donde poder cometer errores y aprender haciendo, y mediante los juegos multijugador, se desarrollan capacidades como la competitividad y la colaboración.

Los videojuegos serios son potentes herramientas de persuasión para un espectro de la población muy determinado. Los jóvenes entienden perfectamente su lenguaje y se sienten atraídos por este tipo de aplicaciones. Estas características deben ser utilizadas para transmitir conceptos, conductas que favorezcan la integración y hábitos pro-sociales que permitan configurar una sociedad mejor.

Es necesario realizar una labor de difusión y promoción de los valores positivos de estas aplicaciones y de las ventajas que supone su utilización. Es necesario luchar, todavía, contra ciertas reticencias y barreras que podemos encontrarnos en determinados ámbitos de la sociedad respecto al uso de videojuegos y medios digitales. El reto es combatir estas barreras aportando argumentos de valor y promocionando los buenos resultados derivados de las experiencias ya realizadas.

por David Moreno