Compartir tus sueños con los demás puede diluir su poder debido a los comentarios negativos que recibas, el que no crean el ti o en tu capacidad de lograrlo, o hasta que te hagan sentir ridículo con tus ideas.

Lamentablemente esto es cierto y sucede en muchas ocasiones, no nos ponemos a pensar el mal que podemos hacerle a otros con nuestras palabras expresadas sin pensar.

Las personas que tienes cerca de ti muy probablemente desean lo que es mejor para ti, pero en muchas ocasiones no pueden comprender o apreciar tu visión para una mejor vida. De hecho, generalmente piensan que te están haciendo un favor, protegiéndote de una decepción haciéndote observaciones sobre los problemas potenciales que pudieran tener tus sueños y disminuyen con eso tu motivación y autoestima para lograrlo.

Este mismo concepto también se aplica a tu motivación. ¿Alguna vez te has sentido muy bien y sumamente motivado y que un amigo o familiar se haya reído de ti o te haya ridiculizado? ¿Alguna vez tus seres queridos han expresado desdén por tu viva personalidad o te han dicho que te “ubiques en la realidad” cuando les demuestras emoción sobre una nueva posibilidad en tu vida? ¡Vaya manera de desmotivarnos!

La triste realidad es que no puedes apoyarte en otros para mantenerte motivado positivamente. Sin importar cuánto te aprecien y se preocupen por ti, generalmente te desmotivarán cuando no comprendan lo que les estás compartiendo.

Por mucha tentación que sientas de expresar tus deseos más profundos a los que tienes alrededor, será mejor que detengas ese impulso, por lo menos hasta que hayas alcanzado un cierto nivel de control sobre tus pensamientos y sentimientos. En cuanto hayas afianzado verdaderamente una mentalidad fuerte y un enfoque inmutable sobre tus metas y sueños, nada de lo que otros digan tendrá el poder de detenerte. Pero hasta que ese momento haya llegado, harás muy bien en guardar esto para ti mismo.

Cuando te sientas tentado de compartir con otros lo que estás haciendo, pregúntate antes porqué lo quieres hacer, te sorprenderá saber que te estás sintiendo inseguro acerca de tus capacidades y estás buscando apoyo.

No hay nada malo en ello, excepto que lo estás buscando del lugar equivocado, y muy probablemente terminarás obteniendo el resultado opuesto al que buscabas. ¿Buscas un consejo médico de un abogado, o un consejo legal de un médico? ¡Por supuesto que no! Pues esperar que tus amigos o familiares te mantengan motivado hacia lo que tú deseas lograr es igualmente ilógico.

Sorprendentemente este concepto está fuertemente unido con qué tanto creas tú en ti mismo, en tu autoestima. Muchas veces nos sentimos impulsados a compartir con otros nuestras aspiraciones más secretas, pero esto está bien cuando nos sentimos muy confiados y seguros de ellas.

Una vez que verdaderamente creamos en nosotros mismos y nos sintamos totalmente motivados a lograr el éxito, encontraremos que no necesitamos apoyo o motivación de otros, porque nosotros mismos ya lo habremos logrado.

En lugar de buscar apoyo o validación fuera de ti, enfócate en las formas en las que tú puedas motivarte a ti mismo. Mantente motivado positivamente con un diálogo interno positivo, mantén tu meta más importante en tu mente continuamente, y ve llevando a cabo los pasos que sabes que te llevarán a donde deseas llegar, y si debes de buscar consejo o estímulo a lo largo del camino, búscalo solamente de aquellos que ya han alcanzado lo que tu estás tratando de alcanzar.

Para que te mantengas motivado para trabajar en tus metas, es necesario que pienses en lo que será cuando ya las hayas logrado, así como también lo que sentirás si no lo pudieras conseguir, ambos enfoques te mantendrán en el camino correcto.

Si continuas trabajando en esto, estarás desarrollando tu fuerza interior al punto en el que ya no te importará lo que otros digan o hagan, y nadie podrá desmotivarte de tus sueños más importantes.

Sigue trabajando en tu desarrollo personal, averigua cuáles son tus sueños, defínelos como metas y trabaja en ellos, una vez que te sientas seguro de lo que deseas, los podrás compartir, siempre que estés atento a que no te afecten los comentarios negativos, y si crees de antemano que los habrá, mejor guarda para ti la información. Espero que lo practiques. Organízate para vivir mejor …

via Manuel Vallejo, www.tucoach.com